Porque os quiere el prójimo

2020/09/01

Palabras de Oyasama:

«Porque os quiere el prójimo, os quiere Dios»

  Un día, una abuela sacó un cojín y, sobre este, esparció unos frijoles. Después le dijo las siguientes palabras a su querido nieto: «Toma este cojín por el centro y levántalo. Mira, los frijoles van rodando al exterior».

  «Ahora, presiona firmemente en el centro. Ahora dime, ¿qué pasó? Los frijoles ruedan al centro, al lugar más bajo, ¿verdad? Sabes, esto pasa también con las personas. Si uno se tiene a sí mismo en alta estima, al igual que con los frijoles, los amigos y demás personas se irán alejando.
Pero, si se tiene un corazón humilde y amable, como los frijoles que se juntan en un punto bajo, aunque uno no tenga la intención de reunirlas, las personas vendrán se acercarán de manera natural».

  Por más alto rango o dinero que se tenga, las personas se irán alejando si uno es arrogante. Como no se puede atar el corazón de las personas por la fuerza, uno va quedándose solo...

  Por el contrario, existen personas que atraen a otras porque, sin importar quien venga, los escuchan con humildad cuando tienen problemas. Uno se tranquiliza con tan solo verlas. Y las personas se reúnen alrededor de esta persona como si fueran atraídas por un imán.

  Oyasama nos alienta para que lleguemos a ser personas como tales.