Los trabajos de Oyasama eternamente viva

2020/11/01

Cuando un creyente visitó a Oyasama después de haber sobrevivido a un naufragio, Ella le dijo:

«Te traje a esta casa librándote del peligro».

  Cierto día, cuando tenía la cabeza llena de preocupaciones, me encontré con mi tío por casualidad. Las palabras que me dirigió en ese momento llegaron a mi corazón y pude tomar una determinación.

  Era casi improbable que pudiera cruzarme con él en un lugar como ese... Y si hubiera escuchado sus palabras en cualquier otro momento, tal vez no les habría prestado la misma atención... Sin lugar a dudas, yo fui orientado por una fuerza invisible. Creo que el encuentro con mi tío se dio porque de verdad era necesario vernos en ese momento. Es como si hubiera sido un evento calculado teniendo en cuenta mi futuro.

  Cuando conduces el coche, de repente, un niño aparece delante de él y giras intempestivamente el volante. Por «casualidad» no hay nadie alrededor y evitas el accidente por un pelo. Seguramente sentirías escalofríos al imaginar que hubieras podido atropellar a ese niño. Pero no creo que podamos decir que todo esto fue una mera «casualidad». Y seguramente agradecerás mirando al cielo: «¡Una fuerza sobrehumana me protegió!».

  Es un trabajo maravilloso que, en un momento crítico, te tiende la mano y tira con fuerza, que te ayuda y protege cuando el peligro acecha. Puede ser que te digan que solo fue una casualidad, sin embargo, para uno no es simplemente eso. ¡Es Oyasama!

  Oyasama, eternamente viva, nos protege en todo momento.

  Aunque no podamos venerar su figura, podemos sentir profundamente sus trabajos de la vida eterna y el amor materno con el que nos abraza.